Eine Bilanz des Generalstreiks in Paraguay

Demonstration beim Generalstreik in Asuncion 22.12.2015Der zweitägige Generalstreik in Paraguay am 21. und 22. Dezember war ein Erfolg: Dies ist die Einschätzung der Vollversammlung der Gewerkschaftsföderationen und sozialen Organisationen, die diese Protesttage organisiert hatten. Die Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) – Central Unitaria deTrabajadores Auténtica (CUT-A) – Central Sindical de Trabajadores (CESITP) – Central Nacional de Trabajadores en Disidencia (CNT-D) – Confederación Nacional de Trabajadores (CONAT) und die Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES) kommen zu dieser Einschätzung in der gemeinsamen Erklärung „Fue un gran paso del pueblo trabajador“ vom 31. Dezember 2015, weil die Mobilisierung – trotz des kurzfristigen Ausscherens zweier Verbände, die ursprünglich mit zum Streik aufgerufen hatten – stark war, und vor allem, weil durch diese gemeinsamen Kampftage eine wichtige Annhäherung zwischen verschiedenen Strömungen kämpferischer GewerkschafterInnen stattgefunden hat, die es erlaubt, im Jahr 2016 einen einheitlichen Kongress zu organisieren, der über den weiteren Widerstand gegen die neoliberale Cartes-Regierung beraten und beschliessen wird. Hier die Erklärung der Gewerkschaften im Wortlaut:

Fue un gran paso del pueblo trabajador

Tras la huelga general realizada el 21 y 22 de diciembre del 2015, la Plenaria de Centrales Sindicales, convocante de dicha medida, considera que la misma significó un importante avance, y en consecuencia, el balance político de la misma es positivo.

1.- La Huelga General tuvo un alto acatamiento. En condiciones y fechas difíciles, hemos logrado paralizar sectores importantes de la producción, del transporte y los servicios en general. A pesar de no haber alcanzado la contundencia de la huelga del 26 de marzo de 2014, la huelga dejó sentir claramente su envergadura y alcance.

2.- La huelga tuvo un carácter nacional, movilizándose sectores sociales en todo el país. Esto se verificó en la instalación y en la participación en
los distintos piquetes de huelga, en Asunción, departamento Central y distintos puntos del interior del país. La presencia, en los piquetes, de
trabajadores, campesinos, estudiantes, pobladores bañadenses y barriales, fue numerosa y activa, pese a la intensa campaña de amedrentamiento impulsada por el gobierno, a través de los ministros del Interior y de Trabajo, así como la presencia intimidatoria de centenares de policías, antimotines, policía montada y carros hidrantes en los lugares de concentración.

3.- La huelga se convirtió en un hecho político y hemos colocado en el debate público las razones de la medida de fuerza, contenidas en el pliego
de demandas y reivindicaciones. De esta forma, se ha colocado la situación cada vez más dramática de pobreza y miseria en que se debaten los sectores populares, miseria expresada en el incesante incremento del deterioro de la calidad de vida, como en la salud, la vivienda, el trabajo, la educación, que no son sino la consecuencia de la política económica del gobierno antipopular.

4.- La moral de los dirigentes, activistas y de todas y todos los trabajadores que apoyaron la medida, quedó más fortalecida. Tanto es así
que el clamor escuchado en las movilizaciones, era la necesidad de preparar una siguiente huelga general. Consideramos que el movimiento popular en su conjunto salió fortalecido, con la moral en alto y preparado para resistir y derrotar los nefastos planes económicos del gobierno.

5.- El pliego de demandas que levantamos como Plenaria de Centrales Sindicales, representa, claramente, las necesidades más sentidas del pueblo trabajador, y, por esa vía, desenmascara al gobierno y pone de manifiesto la urgente necesidad de respuestas a los graves problemas sociales. Esa responsabilidad es del gobierno de Horacio Cartes.

6.- La huelga general dejó en evidencia el carácter antipopular del gobierno y su completa insensibilidad ante las necesidades sociales.
Desnudó también su hilacha fascista, pues ante los reclamos sociales la única respuesta que brinda es la represión y la criminalización de las luchas. A esto se suma una política de cercenamiento de los derechos democráticos más elementales del pueblo trabajador como son la libertad de organización, de manifestación, el derecho de huelga, así como el nefasto mecanismo impulsado por el ministro de Trabajo, consistente en la
obstrucción del reconocimiento legal de los sindicatos

7.- La huelga general demostró la falsedad de la sucia campaña impulsada por el gobierno y un sector de la prensa, que intentó confundir a la
opinión pública preanunciando supuestos hechos violentos y atribuyendo de antemano a los dirigentes que convocamos a la huelga, la responsabilidad de dichos hechos. Alertamos, para el futuro, al movimiento contra estas campañas de desinformación y calumnias por parte de los medios de comunicación y la patronal.

8. El balance también es positivo porque la huelga se constituyó en un espacio de lucha unitaria, que sienta las bases para la unidad obrero
campesina, estudiantil y popular. La huelga representó una escuela formidable en el proceso de lucha de los distintos sectores populares y
demostró la urgente necesidad de trazar una política para fortalecer ese espacio, pues se convertirá, por ese camino, en un importante espacio de resistencia y de oposición al plan económico neoliberal del gobierno y sus políticas antipopulares.

9.- Asimismo, la huelga general terminó de desenmascarar la traición de un sector de la dirigencia sindical, que desde hace mucho tiempo usurpa los cargos para mezquinos beneficios personales y no para la defensa de los derechos e intereses de la clase trabajadora. También, lamentablemente, hemos constatado la persistencia, en ciertos grupos y dirigencias, en los vicios del sectarismo combinado con el oportunismo. Sostenemos que estos vicios se deben desterrar definitivamente para poder avanzar con solidez en el camino hacia la unidad necesaria para luchar contra el gobierno y sus planes.

10.- Hemos recibido la solidaridad de decenas de organizaciones sindicales, estudiantiles y populares de la región y del mundo. Eso es motivo de alegría y nos da gran fortaleza, porque hemos sentido en los hechos, que no estamos solos y que somos parte de una clase trabajadora mundial.

11.- La Plenaria de Centrales Sindicales asume el firme compromiso de potenciar y fortalecer la unidad del pueblo trabajador para seguir en la
senda de la lucha coordinada y articulada contra los planes antipopulares y antinacionales del gobierno de Cartes. En ese sentido, nos comprometemos a convocar a un Congreso Unitario del movimiento obrero, abierto a todos los que realizaron la huelga general, para seguir avanzando en la concreción de las luchas unitarias y nacionales sobre el Pliego de Reivindicaciones que mantiene su completa su vigencia.

12. Finalmente, queda fehacientemente demostrado que sólo con la organización del pueblo trabajador, con la movilización y la lucha,
podremos lograr que se respeten nuestros derechos y aspirar a tener una vida digna.

Viva la Unidad
Viva la Lucha
Abajo las medidas neoliberales y antipopulares del gobierno de Cartes

Plenaria de Centrales Sindicales

Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) – Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A) – Central Sindical de Trabajadores (CESITP); Central Nacional de Trabajadores en Disidencia (CNT-D); Confederación Nacional de Trabajadores (CONAT); Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES). Firmaron también miembros de otros sectores que adhirieron a la huelga general.